Línea Base Ambiental y Plan de Manejo para el Sistema de Humedales Pullally-Pichicuy de la comuna de La Ligua

Publicado in Gestión Ambiental y Recursos Naturales

Licitación 608897-140-LE15, “Estudio Línea base ambiental y plan de manejo para el sistema de humedales Pullally-Pichicuy de la comuna de La Ligua, Región de Valparaíso”. EN ELABORACIÓN.

El objetivo principal del estudio corresponde al de generar una línea de base que determine el nivel de biodiversidad (Riqueza y abundancia de especies) que presenta el sistema de Humedales Pullally y Pichicuy mediante la identificación de las principales especies, ensamble de especies, comunidades de invertebrados y vertebrados, de flora y vegetación asociada relevante, lo que facilite la evaluación de su estado ecológico. Además, se debe elaborar un Plan de Manejo que permita eliminar o minimizar las actuales amenazas y presiones que el área presenta.

Respecto de la zona en estudio, es necesario mencionar que el sistema de humedales y dunas de la costa de la Provincia de Petorca posee importantes valores como patrimonio natural y contribución a la biodiversidad local, nacional y continental. Al mismo tiempo presenta un valor patrimonial cultural representado por sitios arqueológicos prehispánicos (sobre todo en los campos dunares), así como por evidencias históricas del período republicano, especialmente las salinas explotadas a partir de 1868 en la desembocadura del río La Ligua.

Al mismo tiempo, este sistema natural, con alguna presencia humana más bien puntual durante miles de años, está enfrentado hoy a presiones mucho mayores producto de la globalización, el aumento del nivel de actividad económica tanto en el país como en la provincia de Petorca, la intensificación de las actividades turísticas y los efectos del cambio climático.

Los humedales costeros de Chile central representan lugares críticos de alimentación y descanso para numerosas especies de aves migratorias que anualmente se desplazan desde el ártico hasta la Patagonia. Si bien cada ejemplar permanece unos pocos días cada año en estos pequeños humedales situados a lo largo de su ruta de vuelo, ellos son tan críticos como los grandes espacios en ambos extremos de su ruta, donde nidifican y permanecen varios meses preparándose para la siguiente migración. Más aún, mientras que un porcentaje importante del hábitat de nidificación y de descanso prolongado ha sido incorporado en áreas protegidas, tales como parques nacionales y refugios de fauna silvestre, los puntos de alimentación a lo largo de las rutas son hoy los que enfrentan las mayores amenazas, por la mucho mayor intensidad de actividad humana y la falta de protección legal para el hábitat.

En el período colonial y hasta la segunda mitad del siglo XIX, la zona en estudio tuvo poca presión de actividad humana, pues la agricultura y la ganadería estaban concentradas en el curso medio y superior de los ríos Petorca y La Ligua, la pesca y extracción de mariscos era moderada, la extracción de algas casi inexistente y no existía actividad recreativa o turística. Hacia 1868 se estableció una faena salinera en la desembocadura del río La Ligua, la que se mantuvo activa hasta la primera mitad del siglo XX. Al momento del abandono o cierre de faenas, las salinas recuperan naturalmente su función como humedales por lo que la alteración producida por ellas es en gran medida reversible.

Hacia fines del siglo XIX y con mayor fuerza en la primera mitad del siglo XX el turismo con casa de veraneo se estableció en la costa de la provincia, en Zapallar, Papudo y Pichidangui, sin afectar directamente el área objeto de estudio. Desde fines del siglo pasado y hasta la actualidad esta actividad también se ha hecho sentir en Pichicuy y las Salinas de Pullally, en combinación con una intensificación de la pesca y la extracción de mariscos, lo que ahora está acompañado de la extracción de algas en gran escala para fines industriales. En estos momentos hay importantes extensiones de terreno propiedad de empresas inmobiliarias que aún no han planteado públicamente sus proyectos.

Inmediatamente al oriente del área estudiada, los terrenos agrícolas han sido utilizados en las últimas décadas para la producción de flores, con notorias oscilaciones debidas a los mercados internacionales y las restricciones en la disponibilidad de agua en las secciones terminales de ambos ríos, que compiten por un recurso cada vez más escaso con los productores de frutas que se han establecido en el curso medio de los ambos ríos. Las faenas agrícolas intensivas suelen ser fuente de residuos de agroquímicos y de exceso de fertilizantes que pueden afectar a los cursos de agua.

Además se debe considerar que las dunas costeras constituyen un recurso natural de enorme importancia. Su influencia determinante en la estabilidad sedimentaria de playas, su papel como acuíferos costeros, su interés biológico y ecológico, su relevancia en la edafogénesis de áreas costeras, así como sus valores paisajísticos, turístico-recreativos y educativos, hacen que la gestión y conservación de estos sistemas naturales sea en la actualidad una de las prioridades ambientales a nivel internacional.

Por todas las consideraciones anteriores, es fundamental conocer las características de los sistemas de humedales y dunas de Pichicuy y Salinas de Pullally y proponer un conjunto de medidas de gestión, con el fin de estalecer cuales son los umbrales que no deben ser sobrepasados para asegurar la supervivencia de este importante conjunto patrimonial, así como las medidas administrativas tales como la zonificación de actividades y las acciones que es necesario adoptar con el fin de mantener el patrimonio natural y cultural de este sitio, haciendo posible además un uso humano que contribuya al bienestar de los habitantes locales.